San Judas Tadeo, santo de los casos imposibles

En tiempos difíciles acude a San Judas Tadeo, santo de los casos imposibles

Quizá en este momento de nuestra historia, no hay ninguno entre nosotros que no se encuentre enfrentando una crisis de algún nivel, tal vez la suya pueda ser financiera, o su casa está hipotecada o quizá está enfrentando una venta a corto plazo, quizá su matrimonio está pasando por una crisis, o tal vez perdió su trabajo y no puede encontrar un mejor empleo.

Sea cual sea su sufrimiento, físico, mental o espiritual, una cosa es segura, el problema parece imposible de resolver, incluso sientes que es hora de darte por vencido, en otras palabra ¡estás desesperado!

Sea cual fuese el problema que estás enfrentando, tiene que saber que hay un santo muy poderoso que ansiosamente espera por su llamada de auxilio. Incluso ahora, en este momento, él está dispuesto a ayudarte con firmeza en los problemas de la vida que parecen imposibles de resolver.

Hablo de un santo que es poco conocido. Una persona que era normal hasta que Cristo lo hizo extraordinario. Un santo que es poco mencionado en los Evangelios, pero que rompió su silencio para escribir una breve pero poderosa carta, que habla sobre los desafíos de nuestro tiempo.

Hablo de San Judas Tadeo, ¡el santo de lo imposible! ¡De los desesperados! ¡Un santo que nunca ha sido conocido por fallar!

San Judas es invocado específicamente en situaciones desesperadas, porque su carta en el Nuevo Testamento (La Carta de San Judas) resalta la importancia de perseverar a pesar de los tiempos duros y difíciles.

Él sido designado como el Santo Patrono de los casos imposibles y desesperados. Y por experiencia te puedo decir que ¡toma su título muy en serio! En nuestros tiempos difíciles, ¿no sería sabio hacer amistad con un aliado tan fiel?

La poderosa intercesión de San Judas

Como uno de los doce Apóstoles escogido por nuestro Señor, este primo de Jesús y hermano de Santiago, ha venido en mi auxilio innumerables veces a lo largo de los años.

Uno de los casos fue cuando necesitaba encontrar con urgencia una casa en alquiler rápido antes de vender mi apartamento, no había tenido suerte en mi búsqueda, y necesitaba encontrar una casa en dos semanas, sintiéndome más desesperada a cada momento, decidí dejárselo a San Judas.

Siguiendo el consejo de un amigo, escribí una lista de todo lo que estaba buscando en una casa, una chimenea, piso de madera, estacionamiento para dos carros, un espacio para una oficina, un paisaje desértico, por no mencionar algo que se adaptara a mi presupuesto.

Inicié mi novena, rezando a San Judas para que intercediera por mí ante la Santísima Trinidad, a lo largo de la novena también le agradecí a San Judas por su ayuda.

El tiempo pasó, y yo seguía chequeando muchos sitios web buscando lo que quería. Sin embargo, durante la octava noche de mi novena, de repente sentí un fuerte deseo de levantarme y volver a consultar.

En la parte superior de la búsqueda había una casa que acababan de publicar, al ver las fotos, podía fácilmente ver que era justo lo que quería, tuve la oportunidad de compararla con mi lista de peticiones y me di cuenta que la casa ofrecía muchas más cosas de las que había imaginado.

Debido a la competencia en el mercado, llamé a mi agente de bienes raíces de inmediato y pudimos presentar la documentación a la mañana siguiente. Me mudé en menos de una semana después, San Judas había llegado en un momento importante, y le estoy eternamente agradecido por eso.

Nuevamente su auxilio se hizo presente

Esta no era la primera vez que San Judas respondía tan hábilmente a mis oraciones. Él vino nuevamente a mi rescate hace unos meses, cuando me encontraba en la misma situación.

De nuevo había creado la lista de peticiones para mi próxima casa y comencé mi novena, este poderoso santo escuchó mis súplicas y las respondió de una manera que solo podía venir de arriba.

Como un acto de acción de gracias, le prometí que iba a escribir un artículo sobre su maravillosa intercesión, animando a otros a confiar en su poderosa intervención ante la Santísima Trinidad.

Sin embargo, no quiero que pienses que San Judas es como una máquina de dulces, que contesta nuestras oraciones exactamente como queremos y cuando queremos.

Como con cualquier otra oración, debes aceptar cualquier respuesta que venga, aunque no sea exactamente lo que esperabas, lo sé por experiencia.

Ha habido muchas oraciones en mi vida cuyas respuestas han sido un rotundo ¡No! Solo después, logro ver la sabiduría y protección providencial de Dios al no responder algunas de mis oraciones.

Mantener las esperanzas en Dios a través de San Judas

No te desesperes si no recibes una respuesta inmediata a su novena, desde nuestra fe, sabemos que el tiempo de Dios es perfecto, así que mantenga las esperanzas de que San Judas está trabajando con Dios, para responder sus oraciones de la mejor manera posible. Hagas lo que hagas no dejes de orar y no renuncies nunca a la esperanza.

Te invito a dejar en manos de San Judas, todo aquello que está pesando en su corazón, idealmente a través de una novena.

No te olvides también de agradecer a San Judas por lo que ha hecho o está haciendo por ti. Parte de mi agradecimiento a San Judas, por cómo me ha ayudado en mi vida, es este artículo que estás leyendo ahora.

Seamos realistas, todos necesitamos ayuda de vez en cuando y no hay porque avergonzarnos de pedir por ella. ¿Por qué no buscarla en uno de los más poderosos intercesores de Dios, que continuamente va ante el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo por sus amigos en la tierra?

¿No te gustaría considerar a San Judas como una parte de tu familia espiritual, que te ayuda con lo imposible? Dale una oportunidad y experimenta las muchas maneras en las que este campeón de Cristo trabajará en tu vida.

Reza la Novena de San Judas Tadeo

¡Oh gloriosísimo apóstol San Judas! Siervo fiel y amigo de Jesús. El nombre del traidor que entregó a tu querido Maestro en manos de sus enemigos ha sido la causa de que muchos te hayan olvidado, pero la Iglesia te honra y te invoca universalmente como el patrón de los casos difíciles y desesperados.

Ruega por mí que soy tan miserable, y has uso de ese privilegio especial a ti concedido de socorrer visible y prontamente cuando casi se ha perdido toda esperanza.

Ven en mi ayuda en esta gran necesidad, para que reciba los consuelos y socorros del cielo en todas mis necesidades, tribulaciones y sufrimientos, particularmente en la que te presento a continuación

– Haga aquí cada una de sus súplicas –

Alcánzame lo que humildemente te pido para que pueda siempre, con todo mi ser y todo mi corazón, bendecir y alabar a Dios contigo y con todos los escogidos por toda la eternidad.

Te prometo, glorioso San Judas, acordarme siempre de este gran favor y nunca dejaré de honrarte como a mi especial y poderoso protector y hacer todo lo que pueda para fomentar tu devoción.

Amén.

San Judas, ruega por nosotros y por todos los que te honran e invocan tu ayuda.

Rezar el Padrenuestro, Ave María y Gloria (3 veces)

 

 

Fiente: Pildorasdefe.net

Comments

comments